Eva Marín de la Fuente: "Tengo la agricultura en mi ADN"

Publicado en Noticias

Eva Marín de la Fuente tiene 29 años, es natural de Villanueva de Bogas (Toledo) y el claro ejemplo de que, tras marchar fuera a formarse y trabajar en una gran ciudad, ha decidido volver a sus orígenes a seguir con la explotación agrícola que era de su familia. Admite con orgullo llevar la agricultura en su ADN y ser la quinta generación de agricultores, sin embargo, su formación como licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Complutense de Madrid, su Máster por la Universidad Europea en Comunicación y Márketing además de un postgrado en Marketing Digital, le han dado un bagaje profesional y personal muy amplio para afrontar con seguridad la gestión de su explotación y el pertenecer a la asociación de agricultores ASAJA. Ahora es la nueva presidenta de la Mesa de Agricultura y Cooperativas de la Asociación Comarcal Don Quijote y espera poder emprender nuevos proyectos que pongan en valor la agricultura de la Comarca.

Pregunta: ¿De dónde viene su vinculación con el sector agrario?
Respuesta: Mi familia se ha dedicado a la agricultura desde siempre; yo soy la quinta generación y siempre me ha gustado este sector, lo llevo en la sangre. Recuerdo que cuando yo tenía 15 años todas las gestiones con la Administración se volvieron telemáticas y, como mi padre era agricultor, le ayudaba a hacer estas gestiones, se me daba bien. Actualmente llevo la explotación agrícola de mi padre, que está ya jubilado; es olivar, viña y, sobre todo, cereal y en concreto fue hace cuatro años cuando decidí dedicarme a la agricultura al 100%, porque la agricultura es parte de mi vida.

P: ¿Cuál es su labor en la organización ASAJA?
R: Desde el pasado mes de abril soy tesorera de ASAJA Toledo; estoy dentro del Comité Ejecutivo y la Junta Directiva, conformada por 20 personas. Además, la presidenta, Blanca Corroto, me ha encargado centrarme en el ámbito de la mujer rural, para llegar a todas esas agricultoras y ganderas de nuestra provincia, para dar formación, charlas…, para que las mujeres rurales se vean acompañadas, que tengan información, que sepan que somos muchas las mujeres que estamos en este sector.
Además de todo esto, en ASAJA tengo una labor representativa, a través de la asistencia a actos, jornadas…, nos viene muy bien porque aprovechamos para trabajar, contactar con otros profesionales del sector…

P: ¿Cómo ha afrontado su nuevo cargo en la Asociación Comarcal Don Quijote como vocal de Agricultura?
R: Para mí ha sido un reto, por una parte, y una oportunidad por otra, porque aunque yo controle el tema de la agricultura, la versión de la acción local no la controlaba. Me está encantando, es un complemento perfecto. De momento estamos arrancando, aún no hemos emprendido ningún proyecto, ya que acabamos de conformar la Mesa, pero tengo grandes ilusiones puestas en ella y en nuestra labor. Me gustaría comenzar con proyectos enfocados a la mujer rural.

P: ¿Su experiencia en ASAJA la ayuda a representar a la Agricultura en la Comarca de Ocaña a través de la Asociación?
R: Muchísimo, porque en ASAJA Toledo somos muchas veces un punto de información, todo el mundo nos conoce, todo el mundo nos pone cara, y también nos permite, a la hora de hablar con los distintos alcaldes, un trato directo, hablar de la agricultura y la ganadería de sus vecinos, sobre nuestros pueblos…

P: ¿Qué labor desempeña como vocal de Agricultura dentro de la Asociación?
R: Dentro de la Asociación hay distintas mesas; en concreto la de Agricultura está compuesta por un sindicato agrario, que en este caso es ASAJA, por diferentes cooperativas, bodegas, agricultores... Esta mesa elige a dos vocales uno por un por un sindicato agrario, que en este caso es ASAJA, representado por mí, y por una cooperativa, que es la Cooperativa Santa Ana, de Villanueva de Bogas; ejercemos como vocales dentro de la Junta directiva.

grupo

P: La agricultura ha vivido, en los últimos años, un gran cambio, fundamentalmente en mejoras tecnológicas, inversiones en maquinaria…, parece que los agricultores están cambiando de mentalidad, ¿cómo cree que está en la actualidad en sector en la Comarca de Ocaña?
R: Afortunadamente la mentalidad va cambiando, ha costado, porque el relevo generacional no suele ocurrir de manera muy frecuente, pero sí que es verdad que se ha producido un cambio de mentalidad. Muchas personas hemos vuelto a nuestros pueblos, al campo, después de haber pasado por la facultad; hemos visto cómo en otras profesiones hacen otras cosas, hemos tomado ideas, nos hemos concienciado de que la agricultura ya no es lo que era hace años, se ha vuelto más participativa, los jóvenes se han dado cuenta de que si quieres llevar tu explotación y sabes utilizar un ordenador, puedes hacerlo y además seguir aprendiendo. Creo que el resto de sectores avanza de un modo más rápido, a nosotros nos sigue costando muchísimo y muchas veces la lentitud es debido a los trámites con la Administración y las trabas que a veces se nos ponen, que no son las mismas que para otros sectores.
Pero afortunadamente hemos avanzado mucho, sobre todo debido a los excelentes productos que tenemos, de gran calidad, con gran tirón a nivel internacional. Nos hemos profesionalizado a marchas forzadas, y con resultados muy satisfactorios; hemos sido corredores de fondo y por fin estamos donde queremos. Si mi abuelo viera esto, se quedaría gratamente sorprendido.

P: ¿Cuál es el papel de la agricultura en la Comarca?
R: En nuestra Comarca el principal problema para la agricultura es el agua. Estamos teniendo muchos problemas y es una asignatura pendiente y un freno para que muchas personas desarrollen cierto tipo de cultivos y maneras de trabajar. A pesar de tener una tradición y saber hacer las cosas muy bien en nuestra Comarca, tenemos todavía tenemos mucho camino que recorrer entre todos.

P: Sin duda la agricultura es esencial, “alimenta al mundo”, ¿cree que es una profesión o actividad lo suficientemente valorada?
R: No, creo que no. Después de los aranceles de Trump, de restricciones de la UE…, se nos ponen las cosas complicadas. Tengo comprobado que fuera de España se nos valora muchísimo, pero nos falta todavía una mayor unión y seguir reivindicando todas las asignaturas pendientes.
Nos falta unión y darnos cuenta de que, al final, debemos ser agricultores todos a una, proteger lo que es nuestro, unirnos porque estamos todos en el mismo barco.

P: Otro de los aspectos que hoy en día acusa el sector es el relevo generacional, falta gente joven que tome el testigo, ¿qué cree que hace falta para atraer a los jóvenes a este sector?
R: Una mejora de servicios, la gente joven nos hemos acostumbrado a vivir de un modo más rápido e inmediato. Todavía se puede ayudar a mejorar mucho más, si mejorarse la fiscalidad de las personas que vivimos en el mundo rural; porque no competimos en igualdad de condiciones. El acceso a tierras está muy mal, por ejemplo, a la hora de realizar incorporaciones en la agricultura; seguimos necesitando se apoye aún más a los emprendedores, porque hay ideas buenísimas y muy creativas que, si se las apoyase más, saldrían adelante con mucho trabajo y esfuerzo.

P: ¿Cree que la agricultura y la ganadería son “ganchos” para evitar el despoblamiento?, ¿para que la gente no se marche de los pueblos?
R: Sin duda, y aparte porque es inherente al trabajo que vivas cerca de tu explotación, porque la tienes que vigilar. Además, un dato muy positivo es que normalmente nuestros proveedores, nuestros clientes, son de la zona, y si no, son de la provincia de al lado. Con esto quiero decir que siempre intentamos mantener la red de contactos, establecer conexiones entre unos y otros, ayudarnos. Esto sin duda genera confianza.

P: ¿Cuál cree que son los puntos fuertes y los débiles del sector agrario en la Comarca de Ocaña?
R: Los puntos fuertes son la tradición de la agricultura, la calidad de los productos, nuestro esfuerzo y la mayor profesionalización, y todo eso creo que ha calado en la sociedad.
Y el punto débil, como he dicho antes, la gestión del agua, tanto para agricultores y ganaderos, y para las personas que viven en los pueblos.

P: Pasando al tema de la Asociación Comarcal Don Quijote a nivel general, ¿qué papel cree que juega dentro de la Comarca de Ocaña?
R: Aparte de ser un nexo de unión, con todos los años que lleva, ha generado una red de trabajo, de contactos y confianza, que es fundamental. Todo el mundo sabe qué es la Asociación, la ayuda que da a ayuntamientos, empresarios… El apoyo que ha hecho a diferentes sectores, mujeres, agricultores, emprendedores…, un abanico muy amplio de apoyo, y nuestros alcaldes, apoyan mucho y facilitan mucho el trabajo.

lavanda

P: ¿Y el papel de los Grupos de Desarrollo Local para la promoción y el crecimiento económico de los pueblos?
R: Son una pieza esencial del puzle, deberían existir siempre, porque se han convertido en un apoyo, y a la hora de tramitar ayudas, gestionarlas, pedir información…, son un paso previo a la Administración. El hecho de tener un Grupo de Acción Local que te apoye y te facilite las gestiones es un alivio para muchos empresarios, emprendedores, ayuntamientos…

P: ¿Cómo ve la agricultura del futuro?
R: Está claro que tenemos que ser más eficientes, pero tenemos un reto muy importante por delante, necesitamos decir a la sociedad que nosotros no somos el enemigo, que somos trabajadores, que descontaminamos y damos de comer a la sociedad. Muchos nos hemos quedado en nuestros pueblos por el amor a la tierra; he visto logros impresionantes, sin recursos, sin ayudas ni nada… Somos capaces de mucho y creo que vamos por el buen camino.

Etiquetas: entrevistas, Agricultura

Imprimir

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s